domingo, 27 de noviembre de 2016

¡ESCRIBANOS NIVALES en el Coriscao!

El sábado tocaba de nuevo jornada montañera, y en esta ocasión me aventuré con raquetas puestas a ascender a un pico al que tenía ganas de coronar desde que llegué a León (hace cuatro años ya): el Coriscao (2234 msnm).
Alrededor de 100 gorriones alpinos, un grupo de unos 20 acentores alpinos, otros tantos rebecos, huellas de liebre de piornal y perdiz pardilla... además de unas de las vistas más espectaculares de las que he podido disfrutar en toda mi vida. ¡Desde luego el lugar ha sido todo un descubrimiento!

Escribano nival (Plectrophenax nivalis)

Tras alcanzar la cima (perteneciente a Cantabria) me dispuse a regresar recorriendo su vertiente sur (perteneciente a León) cuando, al atravesar una zona despejada de nieve, levanté un gran grupo de gorriones alpinos.
Para mi sorpresa un pequeño número de ellos ni se inmutó, y la distancia era demasiado aceptable como para no sacarles unas fotos.


Al revisarlas en la pantalla de la cámara vi un pájaro que, aunque parecido a un gorrión, me mosqueaba... ¡Un escribano nival! Rápidamente di el aviso.
Pero por si fuera poco, me di cuenta de que los pajarillos que le acompañaban eran exactamente como él (excepto por un acentor alpino asociado a ellos).
¡No daba crédito, estaba viendo 4 escribanos nivales, y en León!













Escribanos nivales (Plectrophenax nivalis)

Poco a poco fueron pasando hacia la vertiente cántabra, más escarpada y peligrosa, donde ya los perdí, decidiendo entonces retomar el camino de vuelta hacia el Puerto de San Glorio (que bastante justo iba ya de tiempo).

Para terminar os dejo un vídeo donde les podréis ver en acción.

Escribanos nivales (Plectrophenax nivalis), VÍDEO

Y nada más por hoy...
¡Espero que os haya gustado!


miércoles, 23 de noviembre de 2016

Ascensiones pirenaicas (3/3): Pico Aspe (2645 msnm)

Última entrada de la saga pirenaica. Tras nuestra agotadora experiencia en Los Infiernos amanecimos en Canfranc, donde habíamos quedado con dos amigos de la zona. El objetivo estaba más que claro: buscaríamos lagópodos alpinos.


Avión roquero (Ptyonoprogne rupestris)

Por desgracia, al llegar al punto caliente encontramos camiones haciendo chapuzas en la zona. Les preguntamos, y por lo visto poco antes de llegar nosotros habían levantado un par de ejemplares junto a la pista.
Ya no vimos perdices nivales aquel día (habrá que reintentarlo el próximo verano), pero por suerte Víctor (uno de nuestros acompañantes) es un auténtico profesional en flora alpina pirenaica, por lo que dedicamos la jornada a la búsqueda de flora endémica y/o rara, lo que a su vez nos conduciría hasta la cima del pico Aspe, una de las cumbres más conocidas de la zona.



Verderones serranos (Carduelis citrinella)

Edelweiss (Leontopodium alpinum) -
Símbolo botánico de los Pirineos, protegido de manera especial
debido a su excesiva recolección por parte de los turistas.
 Arrancarlas ahora está prohibido y las multas son muy considerables.

Cómo no, tampoco faltaron sarrios en esta ocasión...


Sarrios (Rupicapra pyrenaica pyrenaica)

Como dije antes le prestamos mucha atención a las plantas más
especiales de la zona a medida que ascendíamos al Aspe, de modo que procederé a mostraros un amplio repertorio de ellas.


- Teucrium pyrenaicum -
Raro endemismo pirenaico-cantabrico, con una clara preferencia
por los sustratos calizos de éste valle.

- Saxifraga moschata -
En España sólo la encontramos en Pirineos y en la Cantábrica, donde
se localiza en pastos pedregosos y fisuras de roquedos de lugares innivados.

- Salix pyrenaica -
Endemismo pirenaico. Se trata de un sauce enano que crece en zonas
de fuerte innivacion, habitualmente en umbría.

- Campanula cochleariifolia -
En España sólo la encontramos en Pirineos, donde podremos encontrarla
creciendo en grietas calizas, principalmente en umbría.

- Saxifraga hirsuta paucicrenata -
Raro endemismo pirenaico-cantábrico, que gusta de pedregales
calizos, aunque puede aparecer también en algunos silíceos.

- Silene pusilla -
En España sólo la encontramos en unos pocos puntos de la Cantábrica
(Macizos de Ubiña y Picos) y en Pirineos, ocupando grietas calizas.



- Horminum pyrenaicum -
En España sólo la encontramos en la Cantábrica y Pirineos.
Se trata de una especie nivícola que gusta de humedad.

- Aquilegia pyrenaica pyrenaica -
Endemismo pirenaico-cantábrico, que habita en pastos pedregosos
asociados a terreno calizo (el predominante en ambas cordilleras).

- Veronica alpina -
En España sólo la encontramos en la Cantábrica, Pirineos
y Sierra NevadaEspecie afín por los pedregales silíceos.

- Ranunculus carinthiacus -
En España sólo la encontramos en la Cantábrica y Pirineos, donde
ocupa prados alpinos, casi siempre en sustrato calizo.

- Leontodon duboisii -
Endemismo pirenaico-cantábricoSe trata de una asterácea alpina y acidófila.


- Asperula hirta -
Endemismo pirenaico-cantábrico, habitante de roquedos
preferentemente calizos en zonas frescas de montaña.

- Petrocoptis pyrenaica pyrenaica -
Endemismo pirenaico, raro y muy localizado en grietas de
paredes y extraplomos de naturaleza caliza.

- Saxifraga longifolia -
Endemismo iberico y del Atlas marroquí.
Ocupa fisuras, en calizas y conglomerados por igual.

- Botrychium lunaria -
Se trata de un helecho enano alpinohabitante de pastos
densos de rellanos y repisas herbosas.

- Gentiana nivalis -
En España sólo la encontramos en Pirineos y la Cantábrica,
localizándola en pastos innivados de alta montaña.

- Nigritella nigra gallica -

- Sempervivum montanum -
En España sólo la encontramos en Pirineos, ocupando grietas
de roquedos y a veces también pastos pedregosos.

Me aparto momentáneamente de la botánica para retomar el tema montañero. Poco a poco fuimos ganando altura, y casi sin darnos cuenta ya habíamos alcanzado la cima del Aspe (lo que tiene ir entretenido y bien acompañado...).





En la cima del pico Aspe (2645 msnm)

A pesar de no llegar a los 3000 metros de altitud, sus vistas son prodigiosas y alcanzan a verse muchas de las cimas más representativas del Pirineo aragonés y francés, algunas ya vistas en las entradas anteriores, tales como el Monte Perdido, los inconfundibles Infiernos y el majestuoso Midi.

Monte Perdido (3355 msnm)

Picos de los Infiernos (3083 msnm)

Midi d'Ossau (2884 msnm)

Algunos acompañantes con los que compartimos las vistas fueron un grupo de cuervos y también un par de macaones (cómo les gusta las cumbres a éstas).

Cuervo (Corvus corax)

Macaón (Papilio machaon)


Cuervos (Corvus corax)

Y ahora, volvamos con las plantas:

- Aster alpinus -
En España la encontramos sobretodo en Pirineos, aunque alguna
puede llegar a verse en la Cantábrica. Se localiza en crestas
y pastos pedregosos, en especial sobre sustratos calizos.

- Dryas octopetala -
En España sólo la encontramos en Pirineos. Pero el factor que
más especial le hace es que sus frutos suponen una de
las "golosinas" preferidas de los lagópodos.

- Androsace ciliata -
Endemismo del Pirineo Central, donde ocupa laderas
pedregosas, fisuras y crestas de alta montaña.

- Saxifraga nervosa -
Endemismo pirenaico. Ocupa fisuras y rellanos en roquedos silíceos.

- Sempervivum arachnoideum -
En España sólo 
la encontramos en Pirineos.

Las horas de luz que nos quedaban estaban contadas, de modo que apuramos la marcha del descenso, ya que aún teníamos otro lugar al que ir después de regresar a Canfranc. Durante el camino de vuelta tuvimos la suerte de ver otro mirlo capiblanco, además de algún acentor alpino y más sarrios.



Acentor alpino (Prunella collaris)

Sarrio (Rupicapra pyrenaica pyrenaica)

Llegamos a Canfranc, y desde allí comenzamos una nueva ruta
hacia un valle donde Víctor sabía que, a pesar de las fechas, podríamos encontrar tritones pirenaicos en abundancia.


Amapola amarilla (Meconopsis cambrica) -
En España sólo la encontramos en Pirineos y en la Cantábrica (aunque
yo personalmente nunca la he visto en la Cantábrica), donde crece en
zonas de relativa humedad, como fondos de valles y laderas umbrosas.

Y efectivamente, tras mucho andar, dimos con varios remansos en el arroyo repletos de tritones pirenaicos. ¡Una pasada de bichos!



Tritones pirenaicos (Calotriton asper)

Y con esto doy por finalizadas las entradas correspondientes al viaje a Pirineos de este verano. Esa misma noche la pasamos en el Pirineo navarro, cerca de Irati, observando la lluvia de las Perseidas en todo su esplendor, para al día siguiente retomar el rumbo de vuelta a casa.


Y esto es todo por hoy.
¡Espero que os haya gustado!